Ranaruna1

AZUL, LA LUZ

 

Último de los poemas, que habla de la primavera. Se lo dediqué a mi madre cuando cumplió 70 años. Tiene la particularidad, al igual que los dos anteriores, de llevar algunas indicaciones de escenografía, pero en este caso, las cantoras han de llevar las palmas de las manos pintadas de azul, que muestran cada vez que suena el estribillo.